IMPORTANTE NOTA DEL BOCHA BALBONI SOBRE LOS 85 AÑOS DEL ESPERANZA AUTOMOVIL CLUB

ESPERANZA AUTOMOVIL CLUB a 85 AÑOS DE SU PRIMERA CARRERA

  Gran Premio de la provincia de Santa Fe, 14 de noviembre de 1926

Enrique O. Bernasconi (Presidente), Arturo Pinter, Pio Jacinto Guala,  Carlos Wernly, Luis Valloud, Rodolfo Iturraspe, Luis A. Gay, Víctor Fontana, Juan Wernly, Domizio Pedrazza, Blas Chiabrera, R.Costa Rigesti, Francisco Hessel (h), Zoilo Ocampo y Walkers Depetris.

        Un homenaje a aquel puñado de esperancinos que puso el nombre de Esperanza en el lo mas alto del deporte motor en Sudamérica.

No hacía mucho tiempo que los automóviles rodaban por las calles de tierra de esta laboriosa ciudad, Cuna DeLa Colonización, Primera Colonia  Agrícola Organizada, cuando Argentina era el granero del mundo, y esos granos los cosechaba nuestra gente.

Con el ánimo de disputar “El Gran Premio dela Provinciade Santa Fe”, se diseñó y construyó un circuito de avanzada, al sur de la ciudad utilizando en parte caminos rurales existentes, en parte ocupando parcelas de campos cedidos por los vecinos par conformar las dos curvas este y oeste, semicirculares y peraltadas que por su geometría salían de la cuadricula usual de los trazados urbanos o suburbanos.

En Junio de 1926, seis meses antes de su primer compromiso el Sr. Enrique O. Bernasconi convocaba un grupo de conciudadanos para fundar el EAC. Ya en 1918 había fundado el Centro Social Deportivo con el objeto de impulsar los deportes, principalmente el automovilismo.

En esta segunda oportunidad ya enfocaría su mirada exclusivamente en los autos y asumirían el desafío de construir un circuito semipermanente de características excepcionales.

Los vecinos colaboraron, facilitando maquinarias, animales de tiro y  aportando mano de obra. En 1926 prácticamente no  había tractores casi todo el movimiento debía hacerse con máquinas tiradas por caballos o a mano.

Se logró un circuito de una presentación inmejorable que fue elogiado por los concurrentes,  dirigentes, periodistas, pilotos y publico. Sus largas rectas, y las curvas peraltadas proporcionaban la medida exacta para el desarrollo de  altas velocidades  de aquellos tiempos (todavía hoy 170km/hora no es poca cosa…) de manera que no existiendo en ese momento otro circuito de tales características en América, se consideró que era el mas veloz en el continente, y tal vez en el mundo!

No habrá tenido seguramente mucha experiencia  nuestra gente, colonos ocupados en tareas agrícolas,  en el tratamiento de piso destinado al tránsito veloz de aquellos pesados carromatos, apoyados sobre ruedas tan angostas, durante unas 35 vueltas, no obstante con esa mezcla de laboriosidad e intuición se logró presentar un piso que resistió muy bien el trajín y mereció los mejores elogios.

Eran épocas de plena vigencia del Ford T el Ford A no había visto la luz.

Totalizaba7.270 metrospor cada recta. Las curvas peraltadas ocupaban dos cuadrados cada una y su desarrollo implicaba2.128,45 metros. Esto arrojaba  14.545.90 metros de recorrido por vuelta.

    1926    14 de Noviembre – PRIMERA CARRERA

                         1º) Ernesto Bossola –  Bugatti (3.31.23.2/5)

2º) Raúl Riganti          Hudson (3.58.18)

3º) Domingo Bucci      Hudson  (3.59.28)

Promedio del ganador: 144.100 km/h

        La Bugatti ganadora que piloteó de Bossola que habria sido propiedad un cordobés,  Horacio Ferreira, dos litros ocho cilindros sin compresor –Type35A “Course Imitation”

Entre los dieciséis inscriptos largaron también Ernanno Blanchiardi con Chandler, Emilio Karstulovick con Renault, Esteban Ballestreti con SPA Castano, Ernesto Blanco con REO, Juan Matta con Auburn, Jorge Perín y José Desideri con Chrysler, Cesar Scarafía  con Hudson, Ferrnando Bini con Buick y Ferroncio Fernández con Stutz.

También hubo lugar para un binomio local, los esperancinos Guzzetti-Sepulcri con Hudson.

Se corría en sentido contrario a  las agujas del reloj, las anchas rectas a la usanza de la época  estaban bordeadas por árboles y alambrados,  detrás de estos debían ubicarse los espectadores, para lo cual se abrieron pasos con la debida autorización para ingresar a las propiedades  que flanqueaban el circuito.

Por reglamento para ser considerada Gran Premio según normas internacionales, el recorrido de la prueba debía ser de500 km. su desarrollo total  insumía unas3 a3 1/2 horas de carrera. Los autos hacían varias paradas para reabastecimiento, cambiar cubiertas o bujías. Salvola Bugattiel resto eran automóviles de calle convertidos a coches de carrera, generalmente por mecánicos argentinos.

Organizadores y colaboradores seguramente sintieron recompensado su esfuerzo cuando en las pruebas previas el SPA-Castano conducido por Esteban Balestretti marcó161 kmde promedio para la vuelta.

La expectativa no se pudo concretar ya que se rompió la caja de cambios en la largada, por lo que debió partir empujado a mano por el mismo constructor  Castano y otros presentes,  luego en la cuarta vuelta se  accidentó en la recta opuesta a los boxes. Cuando por rotura de la punta de eje delantera derecha se salió la rueda, volteó 14 postes de alambrado falleciendo el acompañante  Sr. Fagole.

Había sido construido a propósito para intentar batir récords de velocidad ensamblando partes de automóviles de aquellos tiempos y un motor SPA de gran cilindrada fabricado en Italia para uso aeronáutico, según algunos datos de unos 12.000 cm3 (equivale mas menos a 10 motores de  R-12)!         Realizado por Cesar Castano (pionero dela Industria AutomotrizArgentina) en Buenos Aires.

Hoy da risa si comparamos su cilindrada y los HP que se estima proporcionaba que eran aproximadamente250, aun muy bajo régimen de rotación, no llegaría a las 2000 vueltas. Así eran los motores de ese tiempo.

Castano era un hombre de avanzada y la carrocería tenía un diseño revolucionario, en esos tiempos detrás del asiento iba un tanque de nafta y las ruedas de auxilio, sin nada que lo cubriera,  en cambio Castano había construido una cola aerodinámica en forma de huevo que puede verse perfectamente en.

El Esperanza Automóvil Club vigente todavía en la actualidad gracias al Dr. Lorenzo Alvarez y un grupo de entusiastas, viene a ser en este momento junto al Automóvil Club Argentino una de las pocas entidades que desde aquellos tiempos continúa promoviendo el automovilismo, y hoy el cuidado y conservación de nuestros vehículos ancianos.

Agradecimientio especial José Luis Murgo (www.cocheqargentino.com.ar), Sr.Delfino Grenón(f), Guillermo Sánchez.

Fuentes consultadas: Autorama, Deportivas ACA, Enciclopedia de Oro del Automovilismo,  Enciclopedia Salvat del Automóvil, FUERZA LIBRE (Guillermo Sánchez), Historia Deportiva del Automovilismo Argentino (Alfredo Parga), Medio Siglo de Automovilismo Argentino (Borocotó).

                                                               Bocha Balboni

                                                             historiasdehya@gmail.com

1042

Acerca de petitmuseo

abogado.... pronto el perfil completo
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s